lunes, 3 de diciembre de 2012

Nací en Almodóvar del Río hace ya 72 años, comencé mi afición por el coleccionismo desde muy joven.En mi haber tengo colecciones de puros, cartelería de corridas de toros, mecheros y herramientas antiguas.Pero entre todas merece especial mención una auténtica joya: "LAS MÁQUINAS DE COSER ANTIGUAS".
Esta colección tiene un origen muy peculiar, intentando arreglar una máquina de coser de mi madre, que a su vez la había heredado de la suya, y no teniendo piezas suficientes comencé a buscarlas en otras máquinas, pero mi inquietud no se detuvo aqui y la restauración de este tipo de máquinas llegó a ser una verdadera afición que se mantiene hasta el día de hoy.
Por fin se ha visto cumplido uno de mis mayores deseos y esta colección ha visto la luz y tiene su ubicación en Almodóvar del Río, en la calle Homero, para mostrarla con muchísimo orgullo a tod@s aquell@s que deseen verla.

domingo, 18 de octubre de 2009

RUTA TURÍSTICA POR ALMODÓVAR

Algunas fotos de las diversas excursiones que se realizan en el pueblo y en las que los visitantes pueden ver desde el casillo hasta el museo etnológico o el de taxidermia, pasando, claro está por esta maravillosa colección de máquinas de coser y cartelería taurina.

sábado, 10 de noviembre de 2007



¿Dónde estamos?

Calle Homero, Nº 18
Almodóvar del Río
Córdoba
España

Tlf.: 957635316

En la exposición hay 140 máquinas de coser, todas funcionan y están en perfecto estado de conservación; os dejo una muestra por si queréis ver lo que podéis encontrar:


ENLACES DE INTERÉS EN ALMODÓVAR

http://www.museoetnologico.com/
http://www.latabernadealmodovardelrio.com/
http://www.castillodealmodovar.com/
http://www.castillosymazmorras.blogspot.com
http://www.almodovarpueblo.blogspot.com

viernes, 9 de noviembre de 2007

ESPECIAL MENCIÓN A UN COMENTARIO


Me gustaría hacer un pequeño homenaje a un gran hombre. Desde mi más modesta humildad escribo estas líneas que espero lleguen al corazón de quien las lea.
Había una vez… en un pequeño pueblo de la provincia de Córdoba llamado Almodóvar del Río un niño alegre y dicharachero, cantarín y farandulero que correteaba por las calles y plazuelas en busca de aventuras. Tenía cara de pillo, mirada profunda, boca grande y pelo rizo de un negro azabache. Es el pequeño de tres hermanos, el Coco lo llaman, pero no porque le guste subir a las palmeras, ¡no! Es una herencia de su abuela, la Coca. Bien, pues como les iba diciendo, el Coco no es un niño como los demás, él tiene la gracia y el don de hacer realidad los sueños y convertir en un tesoro todo lo que toca, tiene una especie de magia ¡Dicen que hasta el agua que vendía en el cine tenía un sabor especial! , que ha convertido en pájaros retazos de madera y que ha jugado al escondite con las tuercas y tornillos de las máquinas de la algodonera!

El último sueño de este gran hombre tiene que ver con las máquinas de coser, todo el mundo piensa que sólo sirven para unir los retales pero no es así.Una máquina de coser, como la mayoría de las cosas, tiene esencia propia, y aunque muchos piensen que cada persona elige sus objetos, no es así, son ellos los que nos eligen a nosotros. La primera máquina del Coco en cuanto que lo vio aparecer hizo que se fijara en su porte, se infló como un gallo y adoptó su mejor pose, y como adivinó que arreglaba todo lo que tocaba se deshizo de unas cuantas piezas, le hizo un par de guiños y desde entonces no se han separado. Por supuesto se dejó arreglar con el mayor placer y poco después sin ella decir nada, se cumplió su deseo, la familia iba creciendo, aquella máquina solitaria tuvo hermanos, y hermanas, luego vinieron los primos y las primas, los titos y titas, los sobrinitos, las sobrinitas, tuvieron hijos, hijas y nietecitas, y así hasta formar una familia de unos 120 componentes.

Ya les había dicho que el Coco tiene el don de hacer realidad los sueños.Les tengo que decir que para él no ha sido tarea fácil reunir a esta gran familia, estaban escondidas en mercados, casas antiguas y rincones no sólo de España, sino del extranjero. Poco a poco ellas lo iban encontrando, eso sí, a todas les faltaban piezas, se había corrido la voz en el mundo de las máquinas que ese era el secreto para que el Coco las eligiera. Tarea ardua la de este gran hombre, hacerlas funcionar y si la pieza no existe como ya he dicho que este señor hace magia, la crea, la inventa o la sueña, la cuestión es que ya están todas juntas en la casa de la esquina, esperando que todos ustedes pasen a contemplar su belleza.Se lo pasan pipa, una se canta un fandango, otra que toca la guitarra, otra que cuenta un chiste, también está la que jalea, la que toca las palmas y la que marca el compás, eso cuando el Coco está contento porque tengo que decir que también tiene sus días y en ese caso ellas se limitan a lucir sus mejores galas y guiñarse entre sí ya que saben que él con la misma fuerza que sube las paredes, las baja.

En fin, esta es parte de la historia de un gran hombre del que me siento muy orgullosa, mi padre, Antonio Ramos, que además de otorgarme un apellido maravilloso, lleno de flores, me ha enseñado a apreciar la belleza de la vida y me ha inculcado los valores que me hacen persona.

Gracias por darme la vida cada día. Te quiero con toda mi alma.Besos y abrazos de tu pequeña,


Vicky Ramos.